Aparecen muertas dominicana y su hija desaparecidas en España.

Después de dos meses de búsqueda y de investigación policial, la pareja de la mujer, de 30 años, ha confesado a la Policía que las mató y las enterró en la finca de sus padres.

Fuente: ABC
Fuente: ABC

La Policía Nacional ha encontrado finalmente este martes los cadáveres de una mujer de 32 años y de su hija de 9 años desaparecidas en verano en un pozo del municipio de San Vicente de la Cabeza (Zamora), han informado a ABC fuentes de la investigación. La localidad en la que han sido hallados los restos se encuentra al oeste de la provincia de Zamora, cerca de la frontera con Portugal y, según las fuentes consultadas, los padres del presunto asesino tenían allí una finca.


Los agentes han hallado esta mañana los cuerpos sin vida de los dos mujeres, de nacionalidad dominicana y que vivían en el madrileño distrito de Vallecas. La desaparición, denunciada por la abuela de la pequeña, tuvo lugar el 30 de junio pasado. La pequeña iba a viajar sola a su país de origen la víspera. La abuela materna que la esperaba en Santo Domingo alertó de que la cría no había llegado. Mientras, la madre tampoco había acudido a su puesto de trabajo. «Solo quiero que el autor de semejante brutalidad pague por lo sucedido», explicaba destrozada Leonarda, la abuela paterna de la cría, que reside en Madrid. Antes de que desapareciesen, Leonarda denunció «por amenazas» al presunto asesino después de que éste le dijese que le iba a «cortar la cabeza».


Meses de angustia

Después de dos meses de búsqueda y de investigación policial, la pareja de la mujer de 32 años supuestamente ha sido detenido y ha confesado a la Policía que las mató y las enterró. En el día de ayer un operativo policial buscó a la mujeres sin éxito en un parque de la Dehesa de la Villa de Madrid, cerca de la Ciudad Universitaria.


El arrestado se llama Raúl, tiene unos 30 años, es español y no es el padre de la pequeña Angelys. Vivía con ella y Adolfina juntos desde hacía tres años en una casa del Puente de Vallecas, en la calle Sancho Panza. Familiares de las víctimas habían advertido a los agentes del carácter violento del arrestado, según han indicado fuentes policiales.


El juez decretó ayer el secreto de las actuaciones y el asunto lo investiga la Unidad Especial de Delitos Violentos (UDEV) de la Comisaría General de la Policía Judicial y la comisaría de Puente de Vallecas, en donde reside el sospechoso. Este fue esposado en el domicilio de sus padres situado en el citado distrito.


Comentarios:


Escribir comentario

Comentarios: 0