Encuentran una mítica ciudad precolombina perdida en la selva hondureña

El descubrimiento ha sido avalado y publicado por 'National Geographic', 


Una expedición realizada en Honduras, ha dado cómo resultado el hallazgo de una ciudad perdida, parte de una misteriosa cultura nunca antes explorada, confirmó este día "National Geographic" en un artículo publicado en su página web.


El equipo fue dirigido a la región remota de La Mosquitia, siempre abordada por los rumores de que era el sitio de una legendaria "Ciudad Blanca", también se hace referencia en la leyenda como la "Ciudad del Dios Mono".


El equipo de arqueólogos que realizó tal descubrimiento, examinó movimientos de tierra, montículos, y una pirámide de tierra que pertenece a una cultura que floreció hace mil años, y luego desapareció.


Los exploradores, que regresaron de el sitio el pasado miércoles, también descubrieron una notable colección de esculturas de piedra que habían permanecido intactas desde que la ciudad fue abandonada.

Christopher Fisher, un arqueólogo mesoamericano en el equipo de la Universidad Estatal de Colorado, dijo que el estado original en que se encuentra el lugar, y que el sitio no se haya despojado es "increíblemente raro." Él especula que la colección de piedras, que se encuentra en la base de la pirámide, pudo haber sido una ofrenda.


"El contexto no perturbado es único", dijo Fisher. "Esta es una poderosa exhibición ritual, objetos con esta riqueza están fuera de circulación."


En la parte superior de la pirámide, se encuentran 52 artefactos que fueron escondidos en la tierra, piedra ceremonial, asientos (llamados metates) y buques tallados y decorados con serpientes, figuras zoomorfas, y buitres, son algunas de las piezas que se han encontrado en este lugar.


El objeto más llamativo emerge de la tierra, y es una cabeza. Fisher especula que podría ser "un jaguar", que posiblemente representa a un chamán transformado en su estado de espíritu. Alternativamente, el artefacto podría estar relacionado con los juegos de pelota ritualizados, que eran una característica de la vida precolombina en Mesoamérica.



"El objeto parece llevar un casco", dijo Fisher. Oscar Neil Cruz, miembro del grupo y arqueólogo jefe en el Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), cree que los artefactos datan del año 1000 a 1400 a.C (Antes de Cristo).


Los objetos fueron documentados, pero no fueron excavados. Para proteger el sitio de saqueadores, no se reveló su ubicación exacta.


En nuestra web tu opinión cuenta:

Escribir comentario

Comentarios: 0