El colombiano que ha revolucionado el mundo del arte

Pasó de limpiar oficinas a vender sus cuadros por cientos de miles de euros. Su éxito fulgurante, dice, es el mejor estímulo para continuar


El mes pasado la casa de subastas Christie, inició la licitación abierta de una pintura abstracta llena de arañazos en negro, se trataba de la obra “Burrito” garabateada en la parte superior por un color amarillo brillante. El subastador anunció que había 17 llamadas al teléfono y compradores ausentes compitieron por el lienzo, realizado hace tres años porOscar Murillo, que acaba de cumplir 28.

Óscar Murillo es poco conocido fuera de los círculos de arte contemporáneo, sus fans lo han llamado “el Basquiat del siglo 21". Esa noche, después de una feroz competencia, “Untitled (burrito)” se vendió por 322.870 dólares, seis veces su estimación que fue de 49.000 dólares.

Hace sólo dos años, el joven Murillo, que ya tiene apellido de pintor consagrado, nacido en Colombia, se despertaba a las 5 de la mañana para limpiar los edificios de oficinas y poder así cubrir sus gastos en el Royal College of Art de Londres. Ahora, él está representado por David Zwirner, una de las más prestigiosas galerías del mundo, y cuando un lienzo suyo aparece en una subasta o a través de una venta privada, puede alcanzar más de los 400.000 dólares.

La historia de cómo un joven artista como Óscar pasó de ser un estudiante que lucha por el estrellato en el arte a convertirse en un ser cortejado por los distribuidores de primera línea, refleja cómo invertir en el arte contemporáneo se ha convertido en un juego de azar, al igual que las acciones y los bienes raíces.

El aumento de artistas como Lucien Smith , Jacob Kassay , Sterling Ruby o el propio Murillo dan una idea de como la pintura se está convirtiendo en un deporte competitivo entre un creciente número de coleccionistas que están apostando por las futuras estrellas.

En un reciente viaje a Nueva York Óscar Murillo comentó los planes para su primera exposición en la ciudad americana, una ambiciosa idea para el próximo 24 de abril. Vistiendo pantalones vaqueros desaliñados, una camiseta y una gorra de béisbol negro, este artista relajado generalmente se crispó cuando se le preguntó lo que era estar así en la cumbre, a sabiendas de lo voluble que es el mundo del arte. “No me gusta pensar en ello”, respondió, mirando serenamente a una taza de té.

Para Murillo la celebridad es un arma de doble filo. De mala gana, aceptó que la fama es halagadora y algo que cientos de jóvenes artistas sólo podían soñar. Pero sabe que estar en el punto de mira tan joven es arriesgado.

Al igual que sus padres, que trabajan como limpiadores y se trasladaron a Londres desde La Paila, un pequeño pueblo en Colombia, cuando Murillo tenía 10 años, él es un trabajador incansable, y su encanto tranquilo y su ambición implacable le ayudó a impulsar su popularidad. Incluso cuando era un estudiante, coleccionistas y amigos estaban tan convencidos de su éxito futuro que iban de vez en cuando a pagar 2.000 para una pintura suya.


Vivir en el este de Londres, que tiene un ambiente artístico vibrante, ayudó al joven colombiano que a menudo trabajaba como instalador para las pequeñas galerías del barrio y se reunió con entendidos en la materia como Rodolphe von Hofmannsthal años antes de unirse a David Zwirner.

Pero el rápido éxito de Murillo en los Estados Unidos se remonta a marzo de 2012 cuando Donald y Mera Rubell, experimentados coleccionistas de Miami, vieron una serie de pinturas suyas, que se mostraron en la Feria de Arte Independiente en Nueva York, un evento popular para detectar el talento.

La pareja compró todo el trabajo, e invitó a Óscar a su casa y a la Fundación de Arte Contemporáneo de Miami. Se quedó durante seis semanas y creó una serie de lienzos de gran escala.


Escribir comentario

Comentarios: 0