Alumno de 13 años mata a una profesora con un machete en Barcelona

«Quería aprender a manejar armas para matar a los profesores», las confesiones hechas a sus compañeros


Un alumno de segundo de ESO ha irrumpido hoy en su instituto de Barcelona armado con una ballesta y un machete, con el que ha matado a un profesor tras clavárselo en el tórax. Además, ha provocado heridas a otras cuatro personas que estaban en el centro educativo, situado en el barrio barcelonés de La Sagrera. Según han informado fuentes cercanas al caso, el supuesto agresor, un menor de 13 años, ya ha sido identificado por los Mossos d'Esquadra y está bajo vigilancia porque es inimputable.


Los hechos han sucedido sobre las 9.15 horas de la mañana, cuando el alumno ha llegado con retraso a su clase, en el Instituto Joan Fuster de Barcelona, ha llamado a la puerta y una profesora le ha abierto, momento en el que ha sacado la ballesta y ha disparado a la docente cerca de la cara, provocándole heridas de diversa consideración. Una alumna de la clase, hija de la profesora herida, ha acudido rápidamente a ayudar a su madre, momento en el que el agresor le ha clavado el machete en la pierna. La profesora ya ha sido dada de alta, pero los dos alumnos -su hija de trece años, y otro niño de la misma edad- siguen hospitalizados en el Hospital de Sant Pau y en observación, aunque "fuera de peligro", han detallado fuentes del centro.


Posteriormente, según algunos testigos, el chico ha sacado el cóctel molotov de su mochila -que había montado en una botella de cerveza- y ha amenazado con hacerlo estallar, por lo que los alumnos de la clase se han asustado, han empezado a chillar y han tratado de huir. El agresor ha salido de la clase donde ha perpetrado este ataque y ha subido al primer piso, donde varios alumnos estaban también fuera de las aulas, debido al griterío que procedía de la planta baja. El estudiante se ha dirigido entonces hacia un profesor de Ciencias Sociales, natural de Lleida y que llevaba dos semanas en el instituto como substituto, y le ha clavado el machete en el tórax, causándole la muerte.


Tras matar a este profesor, de 36 años de edad, el chico, que llevaba una cazadora militar en la mano, ha disparado indiscriminadamente la ballesta y ha blandido su machete aleatoriamente, provocando lesiones a otra profesora y otro alumno, si bien el estado de estos no corre peligro.

Según las mismas fuentes, la ballesta que ha utilizado el joven disponía de regulador para disparar y estaba tuneada, aunque no era un artefacto elaborado en casa. Por contra, los investigadores sospechan que las flechas que disparaba el menor sí que eran caseras, ya que podría tratarse de un artilugio montado con bolígrafos, según las mismas fuentes.


Tras cometer el crimen, el chico ha sido reducido por un profesor, cuando ya estaba muy alterado y sólo deliraba asegurando que oía voces que le decían que tenía que matar a gente. Los profesores de la escuela han llamado inmediatamente a los padres del chico, que han acudido a la escuela.


Lo más probable, según las mismas fuentes, es que, de acuerdo con el juez, los Mossos d'Esquadra procedan a registrar el piso de la familia del autor del crimen, un menor que, al tener 13 años, es inimputable. Los Mossos d'Esquadra han trasladado a un centro hospitalario al estudiante para practicarle un examen médico y valorar su estado psiquiátrico y psicológico.


"Nos dijo que tenía una lista negra"


Pese a que entre los alumnos reinaba el estupor, algunos estudiantes reunidos a las puertas del instituto han señalado que el supuesto agresor era muy aficionado a las armas, que guardaba en su casa un arsenal y que en alguna ocasión les había trasladado que tenía una 'lista negra' con los que le caían mal. "Nos había contado que quería entrar en el Ejército para aprender a manejar armas y después volver a clase para matar a los profesores", han relatado los alumnos.

Y han ido más allá al asegurar que no estaba aislado y que tenía amigos entre el resto de estudiantes. "Era un chico normal", han apuntado, aunque los hay que han opinado que algo "rarito". De 13 años de edad, al presunto agresor gusta de vestir al estilo paramilitar y va con la cabeza rapada. Según sus compañeros, presumía de que es muy fácil cometer un atentado en una escuela y les explicaba cómo se fabrican bombas caseras. Eso sí, nadie le tomaba en serio y todo el mundo pensaba que era una broma, a pesar de que les decía que tenía una ballesta, cuchillos, un martillo y pólvora. Sus compañeros de curso también han relatado que es muy aficionado a 'Another', una serie manga que gira en torno a la muerte.

Fuente: lasprovincias

Comparte!


Escribir comentario

Comentarios: 0