Bruselas establece cuotas para repartir a los inmigrantes que piden asilo

Según el sistema de cuotas, España recibiría a 1.549 refugiados


La Comisión Europea ha presentado este miércoles su plan de acción para hacer frente a la oleada de inmigración en el Mediterráneo. El sistema contempla cuotas obligatorias para repartir a los solicitantes de asilo entre los Estados miembros, un mecanismo para absorber a 20.000 refugiados de países terceros, y una nueva misión para luchar contra los traficantes de personas.

"Necesitamos transformar en acción nuestras palabras sobre la necesidad de solidaridad", ha señalado el vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans, en la rueda de prensa en la que se ha presentado la agenda europea de inmigración.


"Son medidas excepcionales para una situación dramática y sin precedentes", ha afirmado la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, que ha subrayado que se trata de un plan "completo" con medidas inmediatas y un enfoque estructural a largo plazo.


Dentro de ese plan "solidario" hay que distinguir dos sistemas de cuotas: el de traslado entre Estados miembros de demandantes de asilo -personas necesitadas de protección internacional que ya se encuentran en territorio comunitario- y el reasentamiento de 20.000 refugiados de terceros países en dos años. Las cuotas de ambos se fijarán según cuatro criterios: el tamaño de población, el PIB, el volumen de asilo entre 2010 y 2014 y la tasa de desempleo. La principal diferencia es el que el primero será obligatorio cuando se apruebe la ley y el segundo es, de momento, voluntario.


La respuesta que los líderes europeos han dado al drama de la inmigración ha sido “inmediata pero insuficiente”. Quien así se expresa no es un partido político ni una ONG, sino la propia Comisión Europea, que esta semana presentará su esperada propuesta para gestionar mejor los flujos migratorios. Vistas las disparidades entre Estados miembros en el grado de acogida que hacen de los refugiados potenciales, el Ejecutivo comunitario propondrá una medida que generará tensiones en el seno de la Unión Europea: la fijación de cuotas de acogida de extranjeros en función del PIB, la población y el desempleo de cada país, así como del número de demandantes de asilo registrados en años anteriores.


España deberá acoger al 9,1% de los demandantes de asilo que ya están en territorio comunitario y deban reubicarse. Con el dato de solicitudes de asilo aprobadas en 2014 -185.000- España debería admitir a 17.000 personas, diez veces más de las que acogió. Si lo calculáramos con las solicitudes formuladas -626.715-, la cifra aumentaría a 57.000.


El mayor peso recaerá sobre Alemania (que deberá acoger al 18,42% de los que ya están en la UE y a 3.086 nuevos), Francia (14,1% y 2.375, respectivamente) e Italia (11,84% y 1.989).

Comparte este articulo.


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0