Discriminación racista en las discotecas de España

Un informe de SOS Racismo muestra la discriminación en los locales de ocio nocturnos.


23:00 hrs. Entrada a un discoteca cualquiera, de cualquier ciudad del Estado. Una pareja de latinos o subsaharianos, o de magrebíes, se dispone a pasar al local… pero la seguridad del establecimiento les corta el paso.


—No podéis pasar… Es necesario tener invitación.

—No podéis pasar…. Es una fiesta privada.

—No podéis pasar… El aforo está completo, son órdenes de arriba. Os tenéis que marchar, fuera de la fila… Es lo que hay.


Son algunas de las excusas que suelen escuchar los migrantes cuando intentan entrar a un local de ocio nocturno en nuestro país. Si el color de tu piel o tus rasgos raciales evidencian que no eres autóctono, no puedes pasar. Aunque los responsables del local no reconozcan que es por ese motivo. Otras veces cobran entrada o hacen pagar más a los migrantes. Sin embargo, a menudo no es fácil probar la existencia de estas prácticas discriminatorias.

La Federación de Asociaciones de SOS Racismo ha dado a conocer recientemente el informe Reser­vado el derecho de discriminación, en el que se muestra cómo el 45% de los locales visitados para su elaboración denegaron la entrada a personas migrantes bajo la excusa de ser “una fiesta privada” o “ser necesario tener invitación”.


“Lo más complicado es acreditar que efectivamente se produce discriminación racial cuando los migrantes quieren acceder a locales de ocio”, asegura Mikel Maziaran, secretario federal de SOS Racismo y coordinador del informe. “Constatamos que en ningún caso reconocían que la discriminación era por motivos étnicos o raciales. Todas las excusas eran similares: porque es una fiesta privada, porque hace falta estar apuntado en una lista previa o porque el aforo está completo”, explica Maziaran. En otros casos, según apunta el informe, la excusa puede ser menos imaginativa y deniegan la entrada por “calzado inadecuado”, aunque fuese exactamente el mismo que el de otras personas autóctonas que sí entraron.

Test a 33 locales

El estudio se realizó en Bilbao, Barcelona, Oviedo, A Coruña y Donostia, en locales donde no se conocieran actuaciones racistas de este tipo y con la intervención de otros agentes, en este caso un periodista, que actuaba como testigo imparcial: “Nosotros lo que queríamos era contrastar que existen esos filtros y ese tipo de discriminación. Lo que no pretendimos en ningún momento es realizar un estudio estadístico de la discriminación en nuestro país, ya que hubiera supuesto recoger una serie de muestras que se asemejaran en su totalidad a la sociedad española. Simplemente se quería sacar una fotografía simple de la discriminación que se produce en este tipo de locales”, aclaran desde SOS Racismo.


Y se logró, ya que en 15 de los 33 locales sometidos al informe se discriminó de manera clara a las personas de fuera, en nueve de ellos se les prohibió la entrada directamente y en los otros seis se pusieron excusas distintas a las que exigían a las personas autóctonas, siendo Oviedo la única ciudad en la que no se produjo ningún tipo de discriminación.


Esta técnica del 'testing' se ha utilizado en otros muchos ámbitos como en la contratación de pólizas de seguro o a la hora de mandar currículum a empresas. “Se manda a una misma empresa un currículum de una persona que se llama Mohammed y otra que se llama François. Los dos tienen el mismo currículum pero el joven que tiene el nombre francés es el que recibe más llamadas”, explica Mikel. 


El objetivo de este informe es concienciar y sensibilizar a la sociedad en general y a los propietarios de estos establecimientos en particular, ya que en muchos casos no cumplen el artículo 10 de regulación administrativa de espacios públicos, en que se aclara que el ejercicio del derecho de admisión no puede conllevar, en ningún caso, discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión, discapacidad, orientación sexual, identidad de género o cualquiera otra condición o circunstancia personal. 



Falta de medios para erradicar estas prácticas y desconocimiento en torno al derecho de admisión

En este informe de 'SOS Racismo' también se destaca lo difícil que es denunciar al organismo administrativo competente el trato discriminatorio que sufren estas personas: “No hay protocolos claros de denuncia. Los órganos administrativos están despistados porque no saben cómo se tramita una denuncia de este tipo”.


Esta organización a la hora de llevar a cabo el informe se ha dado cuenta de que esta discriminación se ha extrapolado a la sociedad en general y denuncian que los dueños de los establecimientos no aplican correctamente esta norma: “Ni siquiera esto es un problema de la población migrante, sino que se está extendiendo como una especie de prerrogativa que tiene el responsable de un local para que de una manera bastante aleatoria decida quien entra o no y esto no es así”, concluye Maziaran.

Comparte este articulo.


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0