Fue por una profilaxis dental porque sufría de mal aliento… lo que descubrió su dentista te espantará.

Muchas veces tendemos a dejar al final nuestras citas con el dentista y solo vamos cuando sentimos alguna molestia, dejaras de pensar así.

Comparte


En este vídeo veras a esta linda chica que fue a un dentista en busca de ayuda porque tenia un olor nauseabundo saliendo de su boca y no importaba que tan bien se cepillara los dientes o que tantos enjuagues bucales utilizaba, siempre tenia mal olor, como puede comprender esto es algo frustrante para cualquier persona, en nuestro a día a día hay veces en que podemos comer cosas con un sabor muy fuerte y el olor que emite es muy fuerte y se nos queda impregnado en el boca, dándonos mucha vergüenza para hablar, se imaginan que ese olor no se vaya por mas cosas que hagas?.

 

Cuando agotamos todos nuestros recursos caseros en cualquier tipo de problema que tengamos es momentos de ir al doctor (claro, solo en situaciones leves, no vas a utilizar remedios caseros en una situación complicada) y justamente fue lo que hizo esta linda chica, fue a su dentista mas cercano, pensando que necesitaba profilaxis dental, le comento su problema y cuando el dentista estaba apunto de iniciar la profilaxis dental encontró algo en su boca que los dejara con boca abierta.


No es nada agradable lo que encontró el dentista en la boca de su paciente, pero es muy importante que veas el vídeo para saber que no solo es lavarte bien los dientes y hacerte una profilaxis dental cada cierto tiempo, hay otras cosas de las que podrías padecer si no estas prevenido.



Que son y como tratarlos

Los pequeños bultos amarillentos en esta zona de la garganta son denominados cálculos amigdalianos. Estos cálculos suelen producir mal aliento debido a la agrupación de bacterias, además pueden derivar en inflamación crónica de amígdalas, aunque en la mayoría de casos son solo un residuo que hay que limpiar y sanear.


Las amígdalas se ubican en la parte posterior de la garganta y son un ganglio linfático que funciona como parte del sistema inmunitario del cuerpo, al actuar como filtros para bacterias y virus, son de superficie irregular, ya que algunas presentan "hoyos y pozos que alojan partículas de comida, bacterias, saliva o mucosidad", las cuales al compactarse dentro del pozo terminan por formar cálculos amigdalinos.  


De acuerdo con especialistas, la mejor manera de librarse por completo de dichos cálculos es mediante la amigdalectomía, es decir, la extracción de las amigdalas, una cirugía que se realiza como procedimiento ambulatorio. Pero si el médico no recomienda la amigdalectomía debido a los antecedentes médicos, edad u otros factores o si el paciente prefiere que no se le extraigan las amígdalas, existen otras medidas para contrarrestar dicho malestar. 

 

Por ejemplo, extraer los cálculos presionándolos suavemente hacia afuera con hisopos, así como con la punta del cepillo de dientes o lavando las amígdalas con un irrigador de agua a baja presión. La buena higiene oral puede evitar por completo su aparición, ya que cepillarse los dientes y lengua después de comer, además de usar hilo dental diariamente y enjuagues bucales libres de alcohol, reducirán las bacterias en la boca. Todo esto es complementario porque la mejor forma de tratarlas es acudiendo a un especialista en salud oral, quien hará un valoración profesional de tu caso y te ayudará a solucionarlo de la forma mas acertada.


Fuente: viajederisas, aztecanoticias

Comparte este articulo.


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0