Vídeo:  Niña vive en la calle y recolecta basura, pero en la escuela tiene matrícula de honor.

Pamela Lizet Hernández Vivianos es una niña de 11 años de edad, que a pesar de vivir en la calle, su rendimiento en la escuela es de excelencia

Valencia devuelve la sanidad universal a los inmigrantes ‘sin papeles’

Comparte


Pamela a sus 11 años, vive en la calle, con sus padres y sus dos hermanitos en Nezahualcóyotl, México, pero ello no le ha impedido tener un nivel académico de excelencia, pues sueña con ser azafata de vuelo.

La pequeña debe combinar sus estudios con las labores en su casa, como ayudar a separar las tortillas, pan, y pet que su padre recolecta de la basura, al tener a cargo un carretón jalado con caballos para la basura.

Hasta hace un año, Pamela junto con sus padres y hermanitos Azul y Erick de siete y un año, vivían en un campamento improvisado en terrenos irregulares del bordo de Xochiaca, pero fueron desalojados, por lo que se asentaron sobre el camellón de la citada avenida.

Ahora viven en un cuarto de cuatro por cuatro, con paredes de madera y techos de lona, donde Pamela debe hacer la tarea en una mesa prestada.

Pamela se ha destacado en la escuela por su promedio de 9.5 y 10, pero hay materias en donde no alcanza la máxima calificación porque no cumple con el uniforme.

"Tengo 10 pero a veces a veces 9.8, 9.9 porque la maestra de educación física, como no tengo el chandal original de la escuela, no me saca el 10. Yo le pediría a la maestra de educación física que viera mi situación para que no me saque el nueve, para que vea que yo sí puedo sacar 10”, pidió la pequeña Pamela.

Desde los nueve años, Pamela sueña con ser azafata de vuelo, luego de que en la escuela les mostraron fotografías de diversos lugares y quiere conocerlos.

"Quiero ser azafata de vuelo, cuando me enseñaron las capitales hubo varios lugares a donde quiero ir.  Yo siento que sería algo muy bonito viajar”.


La inquietud para sus padres empieza nuevamente, pues Pamela ingresará a sexto grado y, a pesar de los esfuerzos, no alcanza para comprarles los útiles y la ropa que sus dos hijas necesitan.

Verónica Viviano, madre de Pamela señaló que pese a las buenas calificaciones de su hija no pueden solicitar una beca, pues les argumentan que no tienen domicilio fijo, por lo que sigue la angustia para poder cubrir la educación de las menores, “pues afirman que es la ùnica herencia que les pueden dejar”.

Ahora en medio de tanta carencia, la pequeña de tan sólo 11 años de edad, piensa en seguir estudiando, pues no quiere seguir viviendo en la calle, por lo que pide a las autoridades le ayuden a tener un hogar y continuar en la escuela.

"A mí no me gusta vivir aquí, pues yo no quisiera una casa muy grande, solamente no quisiera seguir viviendo en la calle. Yo le pediría al gobierno que me regresara a mi casa, ahorita es de lona y de madera “, apuntó.


Fuente: El Mañana

Comparte este articulo.


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0