La crisis mundial seguirá amenazando a la economía latinoamericana

Tasa de crecimiento inferior al 3%.

Valencia devuelve la sanidad universal a los inmigrantes ‘sin papeles’

Comparte


 La crisis económica mundial y la leve recuperación de Estados Unidos sigue amenazando a las finanzas latinoamericanas ante el riesgo de fuga de capitales y sus subconsecuentes devaluaciones.

 

De hecho, de acuerdo con el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2015 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en el último año, las monedas de los países de la región tendieron a debilitarse frente al dólar estadounidense.

Una depreciación que se vio aún más afectada debido a las medidas de políticas monetarias de las economías desarrolladas de retirar o imponer programas de estímulos.


En el caso de Latinoamérica, las devaluaciones producen dos consecuencias importantes.

Por un lado, el fortalecimiento del dólar frente al euro y otras monedas dado que las grandes capitales están recurriendo a la compra de más dólares.

Por otro, la caída de los precios de las materias primas y de los flujos de capitales, según han explicado consultores financieros e investigadores académicos.



Para el consultor senior de la firma Consultores Internacionales, Sergio Garduño, la reducción de crecimiento de China que afecta la demanda mundial de productos, también afecta a la moneda y a la economía de los países latinoamericanos.


"Muchos países de Sudamérica le venden mucho a China, materias primas, entonces hay una caída de 'commodities' o mercancías básicas, como petróleo, cobre (...) y todo esto está afectando a las economías de Sudamérica, que dependen mucho de las materias primas", aseveró.

En el caso de México, el consultor declaró que lo que más afecta a la depreciación es la inflación, sobretodo de 'commodities' importadas o exportadas.

"No se ve la luz en el túnel, es un panorama difícil, el Fondo Monetario Internacional cada vez baja más sus tasas de crecimiento. Es una crisis compleja que impacta la volatilidad de las monedas de los países latinoamericanos", aseveró la académica del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Alicia Girón.

El anunciado aumento de tasas de interés en Estados Unidos mantiene en vilo a muchas economías del mundo que temen una abrupta devaluación de sus monedas por una fuerte fuga de capitales.


"Habrá presiones más fuertes. Ahora por la caída del precio del petróleo y por el fortalecimiento del dólar, pero más directo será el movimiento de tasas de Estados Unidos", aseguró Garduño.

El pasado julio, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, dijo que se espera que la entidad comience a subir las tasas de interés en algún momento de este año, aunque no se sabe de qué forma y en cuánto.

México, uno de los más afectados y esto tendrá graves consecuencias en el país mexicano, ya que habría fuga de capitales.

No obstante, el Gobierno mexicano dice estar preparado ante este escenario al contar con una política de preservar la liquidez y el orden de los mercados cambiarios.

De igual forma, se cuenta con amplias reservas internacionales y una línea de crédito flexible que podría amortiguar la salida de capitales.


"Tendrá que enfrentar un choque o presión fuerte sobre el dólar, que posiblemente llegue a 17 pesos, al menos en lo que reacciona el mercado", acotó el consultor financiero.

En los primeros meses del año el peso mexicano acumuló una devaluación anual de un 20 por ciento frente al dólar, debido a la caída en el precio internacional del petróleo y la expectativa de un incremento en la tasa de interés en Estados Unidos.


TASA DE CRECIMIENTO INFERIOR AL 3 POR CIENTO.

Como consecuencia de la crisis mundial las tasas de crecimiento de la región latinoamericana en su conjunto no superarán más del 3 por ciento, coincidieron Garduño y Girón.

De acuerdo con Girón, esta situación frenará la generación de empleo. "Si no crece la economía, tampoco lo hará el empleo formal", aseveró.

Para Garduño, la informalidad será "la válvula de escape", pero al final, "serán empleos de muy baja calidad, sin seguridad social y con bajo nivel de ingresos".


"Estas crisis tienen un impacto y definitivamente se va a incrementar la pobreza en todos esos países", aseguró.

A lo que añadió que "va a empezar a haber presiones en la inflación de ciertos productos como alimentos o medicamentos", lo que definitivamente afectará "a las personas que menos tienen".

 

Fuente: Notimérica

Comparte este articulo.


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0