¿Aprobarías el test para adquirir la nacionalidad española?

El Instituto Cervantes difunde los nuevos materiales para la prueba de obtención de la ciudadanía, que entra en vigor el jueves.

Comparte


El marroquí Mohamed M., de 34 años, reside de forma legal en España desde octubre de 2001. Casado y con dos hijos nacidos en El Vendrell (Tarragona), tiene permiso permanente desde octubre de 2006 y una vida laboral de cuatro años. Su mujer adquirió la nacionalidad española, pero él no pasó las pruebas de conocimiento e idioma en 2011 y el juez del registro civil concluyó que no estaba "integrado en la sociedad". El Ministerio de Justicia informó de forma negativa, pero Mohamed recurrió su expediente a la Audiencia Nacional, cuya Sala de lo Contencioso se encarga de dirimir estas resoluciones administrativas.

La respuesta del tribunal no varió y en julio pasado desestimaron la apelación. Su abogada argumentó la larga residencia, la ausencia de antecedentes penales o la pericial médica que asegura que su cliente es "border line". También recuerda que no se le puede fustigar porque en una de las cuestiones sobre el sistema de Gobierno en España respondió que era "una dictadura", una muestra para la Justicia de su desconocimiento de la realidad nacional.


Este padre de familia fue una de las más de 33.000 personas que aquel año le denegaron la nacionalidad frente a los más de 90.000 que la obtuvieron. La prueba de conocimiento siempre ha estado en duda porque no ha existido un temario oficial para preparar el cuestionario, por lo que las preguntas quedaban al albur del juez de turno.

El exministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, avanzó a comienzos de su mandato que reformaría la disposición legal que regula la adquisición de la nacionalidad española por residencia. Quería acabar con la "discrecionalidad" de los exámenes. Para ello encomendó al Instituto Cervantes la realización de la prueba de conocimiento de la cultura española para extranjeros y y pidió a un grupo de expertos que preparara un manual de conocimientos constitucionales y socioculturales de España.

El vademécum vio la luz esta semana y este jueves 15 de octubre ya será de obligada lectura para la adquisición de la nacionalidad española por residencia. Lo regula la Ley 19/2015, referida a las medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de Justicia y del Registro Civil.


Temario y prueba

El manual del Cervantes recoge una descripción general de la prueba, que incluye las especificaciones y el inventario de contenidos, así como un conjunto de 300 preguntas clasificadas para los exámenes de 2015 (las cuestiones se actualizan cada año). El examen se compone de cinco tareas con un total de 25 preguntas, que deben ser contestadas en un máximo de 45 minutos. Existen dos grandes bloques temáticos: 'Gobierno, legislación y participación ciudadana en España' (que tiene un mayor peso en el conjunto de la prueba, con el 60% de las preguntas) y 'Cultura, historia y sociedad españolas' (que representa el 40%).

La puntuación máxima que se puede obtener en la prueba es igual al número de preguntas que contiene, es decir 25 puntos. Para superar la prueba, y obtener la calificación de apto, es necesario responder correctamente a 15 de las 25, lo que significa el 60% de las mismas.


A las clásicas cuestiones sobre sistema de Gobierno, legislación, geografía, literatura o historia se suman las preguntas sobre cultura general. En este campo no es de extrañar que a las 130.000 personas que el pasado año hicieron la prueba les interpelen sobre nombres propios como los cantantes Miguel Bosé y Alejandro Sanz, la pareja de actores Javier Bardem y Penélope Cruz, el psiquiatra Luis Rojas Marcos, la jugadora de bádminton Carolina Marín o nombres que han sido 'Marca España 2014', como el cocinero José Andrés o el diseñador de zapatos Manolo Blahnik.

En contra de lo que se supone, estas preguntas tienen un mayor porcentaje de aciertos.



Fuente: Las Provincias

Comparte este articulo.


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0