Afluenza, la extraña "enfermedad de los niños ricos" que causa polémica en EE.UU.

Un adolescente norteamericano atropelló y mató a cuatro personas, dejando además a otras 9 con heridas de gravedad. Pero recibió la libertad condicional.

Comparte


El 15 de junio del 2013, un adolescente norteamericano llamado Ethan Couch atropelló y mató a cuatro personas, dejando además a otras 9 con heridas de gravedad. De acuerdo a las pruebas presentadas en el juicio y a su propio testimonio, en el momento del accidente el joven conducía su automóvil a 110 kilómetros por hora en una calle cuya velocidad máxima permitida es de 65. Además, su porcentanje de alcohol en sangre era tres veces superior a lo que en Texas se considera índice de embriaguez. Por si esto fuera poco, también se había drogado con Valium.

 

En el juicio, la Fiscalía pidió 20 años de prisión para él, pero fue sentenciado a apenas 10 de libertad condicional y a un año de tratamiento psicológico en un hospital privado. La pena, mucho más leve de la que le correspondía, obedece a que el joven padecía la "enfermedad de la afluenza".

 

Había crecido en el seno de una familia de clase alta, y ese fue el principal argumento esgrimido por su defensa durante el juicio. El psicólogo clínico Dick Miller testificó a favor de Ethan, argumentando que sufre de una condición que causaría que no sea capaz de calcular o entender las consecuencias de sus actos. Esta enfermedad se llamaría "afluenza" (una mezcla entre influenza y opulencia en inglés) y se concibe como la consecuencia de crecer con los privilegios propios de una familia rica.

 

Detenido en México

 

Ahora, el mismo joven estadounidense, conocido como "el joven con afluenza", acaba de ser detenido en el noroeste de México, cerca de Puerto Vallarta. La policía mexicana lo halló ¡junto a su madre!, Tonya Couch, de 48 años, y entregó a ambos a las autoridades de Estados Unidos.

 

Sí, lo de ir acompañado de su madre es llamativo e indica que al joven se le permite hacer de todo sin problemas porque el adolescente estaba en busca y captura por haber infringido supuestamente su libertad condicional, de acuerdo a lo informado por Dee Anderson, el jefe policial del condado de Tarrant, en Texas.

 

Se crió sin reglas y sin límites

 

De acuerdo al alegato de los abogados de Ethan, sus padres dejaron que prácticamente se criara solo, sin ninguna regla ni limite, y jamás lo castigaron cuando sus conductas no eran las deseadas. Según testificó el doctor Miller, a Ethan le regalaron una camioneta a los 13 años. Nunca se había enfrentado un juicio, ni tampoco recibió jamás castigo parental. Como consecuencia, creció pensando que ser rico lo hacía invulnerable, y no muestra remordimiento por sus actos.

 

Aunque hay registro de la existencia del término afluenza ya desde 1954, el término se hizo conocido en 1997 gracias a libros como “The Golden Ghetto: The Psychology of Affluence”, “Affluenza: The All-Consuming Epidemic” y la serie de PBS con el mismo nombre. De todas maneras, no existe hoy una definición acordada del término.

 

Consumo enfermizo

 

Tomando en cuenta distintos usos, afluenza describiría un fenómeno social moderno en que se busca consumir mercancías de manera enfermiza sin encontrar nunca satisfacción en ellas, ni en la vida en general.

 

¿Ser malcriado en una familia de clase alta, con mucho dinero, donde no existe diferencia entre los actos buenos y malos, y su recompensa o castigo puede resultar un atenuante?

 

De momento, el caso ha desatado muchas preguntas y un enorme debate en Estados Unidos, para determinar si la enfermedad existe o no. En las redes sociales, miles de cibernautas se han enfrascado en acaloradas discusiones. La mayoría de las opiniones son partidarias de que la afluenza no es más que un privilegio que permite a los ricos cometer "errores", cuando si los pobres hacen lo mismo es otro..."crímenes".

 

Fuente: La Información

Comparte este articulo.


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0