¿Cómo se celebra el Día del Padre en Latinoamérica?

Cómo celebramos esta fiesta internacional en algunos de nuestros países latinoamericanos

Comparte


El Día del Padre, también conocido como Día de los Padres, es una celebración anual que conmemora la paternidad y la importante labor que llevan a cabo los padres en la educación y crianza de sus hijos.

 

En Iberoamérica, esta festividad ­relacionada con la tradición cristiana, en honor a San José, el padre de Jesús­ se celebra el día 19 de marzo, en países como Bolivia, Honduras o España, o durante los meses de junio y agosto en el resto de las naciones.

 

En el caso de Argentina, por ejemplo, este día se celebra el 24 de agosto, en honor a José de San Martí, considerado como 'Padre de la Patria'. En Nicaragua, la festividad se denomina el 'Día del Padre Nicaragüense' y se festeja el 23 de junio.

 

A pesar de la disparidad de fechas y terminología, en la mayor parte de las naciones iberoamericanas, este día comparte la celebración de la paternidad entre las familias, a través de regalos, tarjetas o comidas familiares. Por este motivo, el Día del Padre suele ser un día festivo para los trabajadores, con el objetivo de que estos puedan pasar tiempo con sus hijos y más allegados.

 

En general, se considera un día para el descanso y la unión, aunque durante los últimos años, cada vez es más habitual que las familias iberoamericanas opten por

 

realizar pequeñas excursiones o actividades al aire libre, así como paseos o actividades deportivas.

 

LOS REGALOS

 

Los regalos suponen también una parte fundamental de esta jornada. En República Dominicana, por ejemplo, se decidió espaciar el Día de la Madre y el Día del Padre con

el objetivo de que las familias pudieran afrontar el esfuerzo económico extra que suponen estas fiestas.

 

Para evitar este tipo de conflictos, lo recomendable es que los regalos sean hechos a mano o que no impliquen un importante desembolso económico. Una fotografía

familiar, un libro o un perfume pueden ser buenas opciones de regalo. Sin embargo, lo más importante es aprovechar ese tiempo para realizar actividades familiares.

 

Hacer una comida casera también puede ser un buen detalle para los padres, que apreciarán el esfuerzo y esmero que se ha puesto en su día especial. Durante las comidas, hay que evitar las discusiones y evitar elementos distractores como la televisión o la radio, ya que lo ideal es que la familia pueda comunicarse.

 

Los regalos artísticos, como los dibujos, poemas o canciones, también pueden ser un buen sustitutivo a los regalos materiales y ayudar también a amenizar el ambiente. No obstante, lo fundamental es pasar tiempo con los padres.

Comparte este articulo.


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0