Así funciona el asilo político en España, estos son los requisitos para solicitarlo

Lo que necesitas saber sobre el asilo político en España

Comparte


A raíz de los problemas políticos, económicos, sociales, de seguridad, etc, que sufren algunos de los países latinomaericanos, como puede ser por ejemplo el caso de Venezuela, son muchos los ciudadanos que tienen motivos para no permanecer en su país bajo determinadas circunstancias, se plantean la posibilidad de venir a España y solicitar asilo para quedarse a vivir legalmente.

 

Para esclarecer el asunto de las concesiones de asilo, he pensado que sería buena idea analizar alguna sentencia reciente del Tribunal Supremo y resumir los puntos fundamentales para que quien se plantee pedir asilo en España, sepa qué se le va a exigir,  no ya para que España se lo conceda en un primer momento, sino para que le sea concedido mediante sentencia por parte del Tribunal Supremo, llegado el momento.

 

En primer lugar, hay que dejar claro cuál es la definición de Asilo que emplea el Tribunal Supremo:

 

“El asilo se configura como un mecanismo legal de protección para defensa de ciudadanos de otros Estados que se encuentran en una situación de posible vulneración de sus derechos”

 

Dice la sentencia1182/2016 que “la jurisprudencia ha determinado en qué forma y condiciones ha de obrar la Administración para que su actuación en materia de asilo se ajuste al ordenamiento jurídico, precisando que: 

 

A. El otorgamiento de la condición de refugiado, a que se refiere el artículo 3 de la Ley 5/84, de 26 de marzo , aunque de aplicación discrecional, no es una decisión arbitraria ni graciable ( Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de marzo de 1989 )”

 

Esto significa que aunque España es libre para conceder el Asilo, es decir, el hecho de que exista en España esa posibilidad es porque así lo ha querido libremente pero una vez existiendo tal opción, la Administración no puede tomar las decisiones sobre asilo de manera de manera arbitraria, esto es, sin más criterio que lo que caprichosamente le parezca en cada momento y para cada solicitud.

 

Los motivos de denegación deben ser los que han sido previamente establecidos.

 

 

En resumen. No puede decidirse conceder asilo a una persona sí y a otra no, cuando están en las mismas condiciones.

 

“B. Para determinar si la persona ha de tener la condición de refugiada no basta ser emigrante, ha de existir persecución.”

 

 “C. El examen y apreciación de las circunstancias que determinan la protección no ha de efectuarse con criterios restrictivos, so pena de convertir la prueba de tales circunstancias en difícil, si no imposible, por lo que ha de bastar una convicción racional de que concurren para que se obtenga la declaración pretendida, lo que -como señala la Sentencia de esta Sala y Sección de 4 de febrero de 1997 - recoge la propia Ley en su artículo 8 bajo la expresión de "indicios suficientes", constantemente recordada por la doctrina jurisprudencial en Sentencias de 4 de marzo , 10 de abril y 18 de julio de 1989”.

 

 

“D. No obstante lo anterior, tampoco pueden bastar para obtener la condición de refugiado las meras alegaciones de haber sufrido persecución por los motivos antes indicados cuando carecen de toda verosimilitud o no vienen avaladas siquiera por mínimos indicios de que se ajustan a la realidad. En este sentido la Sentencia del Tribunal Supremo de 19 de junio de 1998 ( y en el mismo sentido la de 2 de marzo de 2000 ) señala: "La jurisprudencia que se invoca en la demanda (sentencias de 9 de mayo y 28 de septiembre de 1988 y 10 de abril de 1989 ) ha sido superada por la que mantiene, de conformidad con lo prevenido en el artículo 8 de la Ley 5/1984 , que para la concesión del derecho de asilo no es necesaria una prueba plena de que el solicitante haya sufrido en su país de origen persecución por razones de raza, etnia, religión, pertenencia a un grupo social específico, u opiniones o actividades políticas, o de cualquiera de las otras causas que permiten el otorgamiento del asilo, bastando que existan indicios suficientes, según la naturaleza de cada caso, para deducir que se da alguno de los supuestos establecidos en los números 1 a 3 del artículo 3 de la citada Ley 5/1984 . Pero es necesario que, al menos, exista esa prueba indiciaria, pues de otro modo todo ciudadano de un país en que se produzcan graves trastornos sociales, con muerte de personas civiles y ausencia de protección de los derechos básicos del hombre, tendría automáticamente derecho a la concesión del asilo, la que no es, desde luego, la finalidad de la institución. En este sentido, con uno u otro matiz, se pronuncian las sentencias de esta Sala de 21 de mayo de 1991 , 30 de marzo de 1993 (dos sentencias de la misma fecha ) y 23 de junio de 1994 , todas posteriores a las alegadas por el recurrente". 

 

 

“E. Ha de existir una persecución y un temor fundado y racional por parte del perseguido (elementos objetivo y subjetivo) para quedar acogido a la situación de refugiado.” 

 

“Más específicamente aún, el Tribunal Supremo ha establecido una jurisprudencia consolidada respecto de los supuestos en que se recurre en vía contencioso-administrativa la denegación de la solicitud de reconocimiento del derecho de asilo. En este sentido, a título de ejemplo pueden citarse -por aludir sólo a alguna de las más recientes-, las sentencias de 19 de junio y 17 de septiembre de 2003 , la última de las cuales señala: "... es visto cómo deviene obligada la aplicación de nuestra reiterada doctrina, que por razón de su misma reiteración es ocioso citar en concreto, según la cual si ciertamente no es exigible para la concesión del asilo o de la condición de refugiado el acreditamiento mediante una prueba plena o absoluta de los hechos alegados por el peticionario, pues basta con aportar meros indicios, no cabe aquel reconocimiento jurisdiccional pretendido, cuando ni siquiera son de apreciar, según sucede en el supuesto ahora enjuiciado, los aludidos indicios de los que pueda deducirse la concurrencia de los elementos objetivos y subjetivos prescritos por el legislador, al modo que los señala el Tribunal de instancia, y adviértase en fin que las meras declaraciones del solicitante no pueden ser consideradas como indicio suficiente de la persecución alegada, cuando carecen de todo punto de referencia o contraste, y que el informe emitido por Amnistía Internacional, sólo se refiere, en términos de generalidad, a la situación general de Angola, sin establecer particulares circunstancias relacionadas con el recurrente susceptibles de amparar el derecho de asilo, mas aún cuando ni siquiera consta la pertenencia del mismo a grupo que pudiere dar lugar a presumir posibles persecuciones"

 

 

Conclusión, para solicitar asilo deben aportarse indicios de persecución personal, no bastando con la declaración personal de que se teme por la propia seguridad debido a la situación social generalizada.

 

Tampoco se exigen pruebas absolutas pero sí indicios. Pero, ¿qué se considera suficiente indicio? Esto es muy subjetivo así que, creo que cuantas más pruebas que hagan ver que no son infundadas o generalizadas las razones por las que se pide protección a España, mejor será para la solicitud de asilo y posible recurso contencioso contra una denegación. 

 

Si este articulo te ha gustado, compártelo. Ayudarás a difundir información útil para alguien más.

 

Beatriz Murillo

Abogada

www.bmurilloabogada.com

 

¿TIENES DUDAS?

 

Puedes dejar tu consulta en el formulario que encuentras a continuación y la abogada Beatriz Murillo te responderá en esta misma página.

Comparte este articulo.


 

 

Publicidad


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0