Leo Messi, condenado a 21 meses de prisión por fraude fiscal

La Audiencia de Barcelona condenó a Leo Messi y a su padre, Jorge Horacio Messi, a cumplir 21 meses de prisión para cada uno de ellos por fraude fiscal

Comparte este articulo


La Audiencia de Barcelona condenó a Leo Messi y a su padre, Jorge Horacio Messi, a cumplir 21 meses de prisión para cada uno de ellos por fraude fiscal. Ambos fueron juzgados por crear un entramado 'offshore' a través del que defraudaron a la Hacienda pública unas cantidades superiores a los 4 millones de euros, después de no pagar en España los impuestos por los ingresos obtenidos por los derechos de imagen en los ejercicios 2007, 2008 y 2009.

 

Durante las distintas jornadas del juicio, el delantero argentino llegó a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional el pasado 2 de junio que no era consciente de los documentos que había firmado, pues él sólo se dedica a "jugar al fútbol" sin ni tan siquiera leer los papeles en los que aparece su firma: "Yo nunca miro los contratos, no se lo que firman, se encarga mi papá", confesaba. Ahora, esas firmas le han constado 21 meses de cárcel.

 

El jugador de, que devolvió la cantidad defraudada antes del juicio y pagó una multa, declaró que era su padre quien se encargaba de la gestión económica. Pese a ello, la Audiencia ha considerado que tanto el padre como el futbolista del Barcelona eran conscientes de la actividad que estaban llevando a cabo, lo que les ha valido una pena de cárcel de 21 meses. La sentencia fue notificada este miércoles a las partes y puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo.

Además de la pena de cárcel para ambos -concretamente de siete meses por cada uno de los ejercicios en los que no se declararon los derechos de imagen-, la Audiencia ha determinado una multa económica de dos millones de euros para el jugador y de 1,6 para su padre. Pese a que la Fiscalía exculpó a Messi al argumentar que no tenía conocimientos para urdir el entramado fiscal, la Abogacía del Estado fue la encargada de continuar con el juicio al jugador.

 

La investigación sobre Messi y su padre comenzó en el año 2013, fecha en la que Hacienda empezó a revisar las irregularidades de las declaraciones de 2007, 2008 y 2009. Tras consultar con sus servicios jurídicos, el jugador decidió realizar dos declaraciones complementarias para justificar unas cantidades cercanas a 10 millones, en este caso correspondientes a 2010 y 2011, para evitar posibles investigaciones añadidas en estos ejercicios.

 

Después de tres años de pleitos legales, la Audiencia de Barcelona ha determinado que tanto Leo Messi como su padre, Jorge Horacio, sean condenados a 21 meses de prisión. Al no ser una pena superior a los 24 meses y no tener antecedentes en su historial, ninguno de los dos deberá pisar la cárcel, al poder acogerse a la posibilidad de conmutar el castigo por una multa económica.

 

Fuente: El Confidencial

   Comparte este articulo


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0