Al menos 80 muertos en un atentado con un camión en Niza

El conductor, según el Ministerio del Interior, fue abatido por disparos de la policía

Comparte este articulo


En Niza, el terror vuelve a golpear a Francia, objetivo prioritario del yihadismo. Decenas de personas —80, según el balance provisional del Gobierno francés— han muerto atropelladas por un camión lanzado contra una multitud durante los festejos del 14 de julio, fiesta nacional francesa, en el Paseo de los Ingleses de Niza. En una comparecencia esta madrugada, el presidente francés, François Hollande, ha señalado que "no se puede negar el carácter terrorista del ataque".

 

El vehículo atropelló a gran velocidad y a lo largo de casi dos kilómetros a grupos de congregados para ver los fuegos artificiales, dejando un reguero de muerte y de escenas de pánico a su paso. El conductor fue abatido por disparos de la policía, según ha informado el Ministerio del Interior. Antes, le dio tiempo a efectuar varios disparos, según fuentes cercanas a la investigación.

 

La fecha elegida para el ataque es muy significativa: la fiesta nacional es una demostración de unidad en torno a las fuerzas armadas, hoy implicadas en los frentes de Oriente Próximo y África para combatir a los yihadistas. La primera alerta de que se trataba de un atentado la ha lanzado el presidente del Consejo Regional de la región de Niza, Provence-Alpes-Côte d'Azur, Christian Estrosi, en Twitter.

 

Poco antes de las once de la noche de este jueves, un camión blanco ha arrollado indiscriminadamente en el paseo marítimo de Niza, a la altura de la plaza de Masséna, a la multitud que a esas horas se congregaba para ver los fuegos artificiales que iban a servir de cierre a las celebraciones de la fiesta nacional. Varias personas han intentado impedir que el vehículo prosiguiera su marcha, "pero iba a demasiada velocidad", según uno de los primeros testimonios recogidos por las televisiones locales. A unos 90 kilómetros por hora, cree la policía.

 

Desde París, el fiscal antiterrorista, François Molins, ha asegurado poco después que "todo parece indicar que se trata de un atentado". También la prefectura de Niza ha señalado que se ha tratado de un atentado, algo reafirmado después por Hollande. 

Estado de excepción prorrogado

El atentado de Niza se produjo solo unas horas después de que el presidente Hollande anunciara que el estado de excepción vigente desde los atentados de noviembre sería levantado el próximo día 26, después del Tour. "No se puede estar de forma permanente en estado de excepción", había declarado el jefe del Estado. Tanto él como los principales responsables de seguridad del país se habían declarado satisfechos de que la Eurocopa, que durante un mes ha atraído a Francia a cientos de miles de aficionados, se ha desarrollado sin incidentes graves ni atentados. Los 10.000 militares desplegados por el país iban a ser reducidos a 7.000. Sin embargo, tras el atentado de Niza, Hollande ha anunciado que el estado de excepción se prorroga tres meses. El mandatario ha pedido esta madrugada “vigilancia absoluta” tras este nuevo ataque cuyo “carácter terrorista no puede negarse”.

 

Pese a todo, el nivel de alerta no ha bajado en ningún momento, mientras Francia se prepara para intensificar su participación en los combates contra los yihadistas en Siria e Irak. "Debemos golpear y golpear más fuerte", ha dicho el presidente tras el habitual desfile militar del 14 de julio. Hollande comentó que enviará más armas y asesores militares al Ejército iraquí. En paralelo, en otoño será enviado a la zona el portaviones Charles de Gaulle, buque insignia de la flota, para reforzar los bombardeos sobre los yihadistas.

 

El presidente de Francia, François Hollande, ha regresado desde Avignon para asistir a la reunión de la célula de crisis que se ha convocado en el Ministerio de Interior, a la que también asistió el primer ministro, Manuel Valls. Varios altos cargos del Gobierno también abandonaron apresuradamente el recinto en el que se habían reunido junto a Trocadero, en la capital, para presenciar los fuegos artificiales de la torre Eiffel.

 

Uno de ellos era el fiscal Molins, que se ha alejado de la zona mientras hablaba continuamente por teléfono. Molins, máximo responsable de la investigación de ataques terroristas, se ha hecho cargo del caso a primera hora de la madrugada.

   Comparte este articulo


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0