Independiente del Valle mantiene su sueño por una semana más

Los ecuatorianos le sacan el empate a Atlético Nacional en la final de ida de la Libertadores

Comparte este articulo


 

El camino al título de la Copa Libertadores no tuvo un ganador en la ida. Atlético Nacional había superado con y sin el balón al Independiente del Valle durante una hora. Orlando Berrío había frustrado a los hinchas locales con su gol. Pero los ecuatorianos se aferraron. Sacaron el empate al minuto 87 con un Arturo Mina afortunado tras rematar con la punta del zapato. Un gol que alimenta la hazaña de los Rayados para alcanzar la cumbre de Sudamérica.

 

El festejo estaba a tope en el estadio Olímpico Atahualpa. Se ocuparon los 35.742 mil lugares disponibles. Las ganancias de la taquilla de esta noche será donada a los afectados por el terremoto de abril pasado. Durante la salida de los jugadores los hinchas locales desplegaron una bandera gigante de Ecuador, para mostrar su sentido de pertenencia. Los Rayados empezaron a hacerse con la posesión del balón en su cancha. Se deshicieron de los nervios de principiante en los primeros toques. La primera jugada de peligro fue un disparo del ecuatoriano José Angulo que pasó a un lado de la meta de Franco Armani.

 

Los del Valle no lograron mantener el ritmo para imponerse en la cancha. Probaron un par de centros por la banda derecha con Julio Angulo. La táctica tuvo resultados hasta que al minuto 20 consiguieron un tiro libre, la jugada más peligrosa para los locales. Lo cobró Junior Sornoza por debajo, picó y su compañero Arturo Mina se perdió el primer gol. 

 

El partido transitó en un lapso en el que hubo un oleaje de pases imprecisos. Hasta que al minuto 36 Macnelly Torres le dio un pase a Orlando Berrío para que sorteara y superara la marca del central ecuatoriano Arturo Mina. Con un tiro al ras del césped venció al guardameta Librado Azcona. Justo a la esquina derecha para el 0-1. La mancha de 4.000 aficionados verdolagas eclipsó al resto del estadio. 

 

En la segunda parte, los jugadores del Independiente del Valle reaccionaron. En la primera jugada Bryan Cabezas recibió un pase al hueco en la lateral izquierda. Tomó el balón y remató, en vez de mandar el centro a un impaciente José Angulo. El delantero ecuatoriano se quedó con las ganas de anotar.

 

Los locales presionaron, pero llegaban al área del guardameta Franco Armani con tímidos tiros libres cobrados por Júnior Sornoza, el hombre con mayor habilidad. Hasta que lo consiguió a tres minutos del final. A unos metros del mediocampo mandó un centro que no pudo rematar Arturo Mina, pero en el rebote se mandó un punterazo que vulneró la portería. En ese momento el Olímpico de Atahualpa revivió, explotó en el festejo. A 25 kilómetros, los hinchas de los Rayados apoyaron a su equipo desde el estadio Rumiñahui, donde se instalaron televisores gigantes para seguir la final inédita. 

 

El 1-1 mantiene con vida su anhelo de sentenciar su mejor campaña de su historia con la copa continental. Atlético Nacional cerrará la final en Medellín, con su gente que ya prepara la fiesta con mosaicos blancos y verdes, aunque los ecuatorianos ya saben cómo festejar en casa ajena. 

 

Fuente: El País

 

   Comparte este articulo


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0