Atlético Nacional pone de fiesta a Medellín

El club colombiano gana su segunda Copa Libertadores tras 27 años

Comparte este articulo


 

El equipo colombiano Atlético Nacional ganó su segunda Copa Libertadores después de 27 años. Miguel Ángel Borja se encargó de marcar el único gol del partido en el estadio Atanasio Girardot, Medellín (Colombia). El club verdolaga le arrebató la gloria al Independiente del Valle, conjunto que llegó a su primera final continental. El único consuelo, si es que puede haber uno, fue el que eliminaron a dos favoritos del certamen, River Plate y Boca Juniors. 

 

El estadio Atanasio Girardot fue todo verde y blanco. Los hinchas locales sacaron sus mejores bengalas para apoyar al Atlético Nacional. Les pidieron, a través de un mosaico, sentirse campeones de la Copa Libertadores. En los primeros minutos no los decepcionaron. En la primera jugada, al segundo 20, Miguel Ángel Borja llegó a un balón al hueco, rebasó al central ecuatoriano Arturo Mina y remató, pero mandó el balón directo a las tribunas. Fue un inicio prometedor.

 

Los del Independiente del Valle se quedaron paralizados, mientras que los colombianos supieron distribuir el balón. Aprovecharon sus bandas para mandar centros en busca de Borja. Hasta que al minuto ocho, el equipo verdolaga recibió una falta en la periferia del área. Macnelly Torres lo cobró. El balón no pudo ser rechazado por algún ecuatoriano vestido de camiseta rosa. El rebote le cayó al goleador Borja y mandó el balón a la esquina de la portería. Un gol que detonó el ambiente en el estadio. Volvieron las bengalas y los fuegos artificiales.

 

Desde ese momento, el Nacional empezó a jugar solo. Bajaron la velocidad y en cuanto veían que los ecuatorianos se les acercaban aumentaban la velocidad para provocar un contragolpe. El equipo colombiano prestó el balón unos cuantos minutos al Independiente, pero en cuanto llegaban a su territorio, volvían a quitárselo. El único remate de los ecuatorianos fue un zurdazo de José Angulo, al minuto 35, que pasó por encima del larguero. El dominio fue verdolaga en la tribuna y en la cancha.

 

El entretiempo le sirvió al entrenador Pablo Repetto para darle un revulsivo a los del Valle. Sustituyó al ágil Junior Sornoza por Jonny Uchuari. La primera jugada le dio la razón al estratega. Bryan Cabezas tiró una carrera por la banda izquierda, le dejó el balón a Uchuari y este se dio el lujo de hacerle un sombrerito al lateral colombiano Daniel Bocanegra. Pero su remate y jugada sacada del barrio terminó frustrada con una barrida oportuna. El árbitro no marcó un penal legítimo.

 

Los futbolistas del Independiente del Valle mostraron un fútbol diferente. Hicieron de la banda izquierda su mejor vía para mandar balones a Uchuari y a José Angulo. Pero el guardameta del Atlético, Franco Armani, dejó imbatida su meta. Sus compañeros perdieron la posesión del esférico, pero aguardaron al error para salir a toda velocidad. Orlando Berrío tuvo el segundo gol al minuto 52 cuando quedó de frente y mandó el balón a un lado.

 

Los ecuatorianos Cabezas y Uchuari quisieron ganar el partido, pero no lograron que sus contagiar ese ímpetu a sus compañeros que no se recuperaban del gol tempranero ni de una afición verdolaga que no dejó de golpear los tambores ni de cantar. Los llegadas del equipo local fueron menos y las que tuvieron fueron rechazadas por el guardameta del Independiente, Librado Azcona. Él le negó el doblete a Borja. Al minuto 82, Marlos Moreno tuvo en su frente el segundo de su equipo, pero la mandó a un lado de la línea de gol.

 

En los últimos minutos se esfumó la tenacidad de los ecuatorianos que mostraron durante toda la Copa. Su líder moral, el central Arturo Mina, tampoco pudo levantar el ánimo de sus compañeros con algún gol en la recta final del partido, como lo hizo en la ida. El pitazo del árbitro marcó el inicio de una celebración estancada de hace más de dos décadas que no fue en Medellín, sino en Bogotá porque el estadio del equipo paisa no cumplía con los requerimientos impuestos por la Conmebol. Esta noche sí. Llegó la segunda Libertadores en casa. Ahora, el equipo colombiano preparará las maletas con rumbo a Japón, para el Mundial de Clubes. El Club América y el Real Madrid les esperan.

 

Fuente: El país

 

   Comparte este articulo


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0