El Gobierno no garantiza la atención primaria a los inmigrantes un año y medio después de su anuncio

Sanidad anunció en marzo de 2015 un documento para que los inmigrantes sin papeles pudieran ir al médico, que todavía no existe

Comparte este articulo


Este jueves se cumplen cuatro años desde que el Gobierno retiró cientos de miles de tarjetas sanitarias, muchas de ellas a inmigrantes en situación irregular. El 31 de marzo de 2015 parecía que su suerte iba a cambiar. El entonces ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, renegó, aunque solo en parte, de su propia reforma sanitaria de 2012. "No tiene sentido que no puedan ser atendidos en atención primaria", dijo Alonso. Desde entonces, un año y medio después de anunciar que les devolvería el derecho a acudir al médico de cabecera, no hay rastro del documento prometido para ello.

 

Aunque la reforma sanitaria modificó muchos aspectos del sistema sanitario –como el copago farmacéutico–, la ley es conocida por algunos colectivos como el decreto de "exclusión sanitaria". El 1 de septiembre de 2012 entró en vigor la retirada de los documentos de acceso al sistema público. De un día para otro, cerca de 870.000 personas se vieron despojadas de sus tarjetas.

 

Con el real decreto 16/2012, los inmigrantes en situación irregular tienen derecho a acceder a la atención pública en los casos de urgencia, si se trata de menores de edad y de embarazadas. Posteriormente, se amplió la atención en los casos de enfermedades infecciosas y cada comunidad autónoma ha regulado en función de sus competencias con más excepciones.

 

Algunas regiones se declararon insumisas al decreto y proporcionaron una mayor atención, como País Vasco, Navarra y Andalucía, pero las tarjetas sanitarias dependen de la Administración central, por lo que los inmigrantes también se vieron algo afectados en parte en estos territorios.

 

El número de personas que carecen de tarjeta hoy en día no ha sido actualizado por el Gobierno. Alfonso Alonso dejó claro que la intención del Ejecutivo no es devolver las tarjetas sanitarias a los inmigrantes sin papeles, ni derogar el decreto que recoge la exclusión negro sobre blanco. Su justificación es que con la tarjeta pueden viajar a otros países de la UE y obtener cobertura sanitaria, algo por lo que Bruselas abronca supuestamente al Ejecutivo.

 

Sin el documento prometido

En cambio, el Gobierno de Rajoy prometió una alternativa, aunque era menos garantista. Sanidad se comprometió a crear un documento que permitiese acceder a la atención primaria a los inmigrantes sin papeles y que estuvieran empadronados al menos seis meses. Ese documento aún no existe.

 

La acreditación pretendía homogeneizar las diferencias de atención entre comunidades autónomas, como defendió Mariano Rajoy, que se han generado tras la reforma. Dependiendo de dónde resida un inmigrante tiene unos derechos u otros en materia sanitaria, denuncian Yo Sí, Sanidad Universal y Médicos del Mundo.

 

Sanidad justificó el retraso en acordar el documento con las comunidades autónomas por la formación de los distintos gobiernos regionales tras los comicios del 24 de mayo. Rajoy puso después una fecha, septiembre de 2015, que tampoco llegó a cumplir. La falta de Gobierno ahora a nivel nacional, tras las elecciones del 20D y del pasado junio, ha alargado aún más la espera.

 

Desde los colectivos a favor de la sanidad universal critican la maniobra de Alfonso Alonso como una estrategia de propaganda electoral y "publicitaria de su gestión al frente del Ministerio, tras la salida de Ana Mato", dicen en Yo Sí Sanidad Universal. "Ha habido mucho cálculo electoral del PP", critica Manuel Espinel, portavoz de Médicos del Mundo en Madrid. 

 

 

   Comparte este articulo


 

Publicidad

 

Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0