Una pareja valenciana es obligada a devolver a su hijo  preadoptado a la madre biológica despues de 4 años.

El niño, de cuatro años, ha sido entregado esta mañana para cumplir con la sentencia de la Audiencia Provincial de Oviedo, recurrida por la familia

Comparte este articulo


J. no entiende qué está pasando. En lugar de acompañarlo al colegio, sus padres lo han tenido que llevar esta mañana a la comandancia de la Guardia Civil de Patraix, en Valencia, para entregarlo a su madre biológica.

 

Con el corazón roto, Alberto Bordes y Noelia Estornell han entregado a su pequeño de cuatro años por mandato judicial de la Audiencia Provincial de Oviedo. Se revuelven contra la sentencia y han recurrido al Supremo con el respaldo de la Fiscalía y los Servicios Sociales, pero no han podido evitar que se ejecute y que el menor que pre adoptaron con 18 meses tenga que salir de su casa, la única que ha conocido.

 

El niño no quería escuchar las explicaciones de sus padres. Se tapaba los oídos. "Incluso se ha enfadado porque no entendía por qué le dejaban allí para irse con una señora que no conocía", ha comentado el abogado de la pareja, Enrique Vila.

 

En la comandancia le esperaba María José, la chica de 19 años que lo parió hace cuatro y que ha peleado en los tribunales para recuperarlo. Acudió a buscar al menor junto a su madre, que vivía en Suiza cuando se convirtió en abuela y que ha animado a su hija a recuperar a un niño con el que hasta tendrá dificultades para entenderse, porque se ha criado hablando en valenciano.Con la sentencia recurrida en el Supremo, Enrique Vila considera una "aberración jurídica" y un "error gravísimo" la ejecución del fallo. "Esto no es una guerra contra la madre biológica o los padres acogedores, hay que posicionarse por el interés del menor, y su bienestar es estar con los padres acogedores", ha señalado el letrado.

 

 

La madre biológica de J., a su entrada al cuartel.
La madre biológica de J., a su entrada al cuartel.

 

Vila ha explicado que hay una nueva demanda de privación de patria potestad contra la madre biológica del menor, porque un informe de julio de 2016 señala que, según testigos, supuestamente ha vuelto a ser vista en estado de embriaguez, semidesnuda y acusando a su pareja de maltrato. "No ha cambiado de vida", ha asegurado el abogado valenciano.Según Enrique Vila, "el panorama para mis clientes de devolver al pequeño es horrible".

 

 

Desde marzo, Alberto y Noelia conocen el fallo de la Audiencia Provincial y en julio la Guardia Civil les reclamó al pequeño. "Cuando Protección de Menores cedió a la pareja al niño en acogida para una pre adopción pero les dijo que seguro que se iba a quedar con ellos, aunque aún no había acabado el proceso judicial", explica el letrado.

 

"Esto no se debe hacer, es un fallo del sistema gravísimo, e incluso mis clientes renunciaron a un expediente de adopción internacional porque les aseguraron que el menor no volvería con su familiar biológico", insiste."Mis clientes son gente legal y van a cumplir muy a su pesar la sentencia, pero está recurrida en casación ante el Tribunal Supremo, que es consciente de la gravedad del caso y se tiene que reunir para tratarlo", ha afirmado Vila.Había un mínima esperanza de que se paralizara la devolución.

 

 

Eso volvían a pedir esta mañana los familiares y amigos de la pareja, que quieren que J. se siga criando en su entorno, estable, en Sueca. Alberto ha atravesado las puertas de las comandancia agarrando fuerte a J., conteniendo las lágrimas. Noelia no ha podido. El Supremo dirá si vuelven a abrazarlo.

   Comparte este articulo


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0