Una historia ejemplar: De cantar en los buses al Gran Teatro Nacional

El éxito musical de Ricardo Flores, conocido como Liberato Kani, impulsa la defensa en Perú de la lengua indígena

Comparte este articulo


Aunque un célebre economista peruano haya esbozado el año pasado que el quechua se extinguiría pronto, cada vez se encuentran testimonios que nos hacen pensar todo lo contrario. Ejemplo de ello es Ricardo Flores Carrasco, quien nació en Perú el 22 de setiembre de 1993. Hijo del reconocido folclorista Lourdio Flores Aiquipa, este joven de 23 años estudia Historia en la Universidad Pública Enrique Guzmán Valle de Perú , cantaba en quechua en los buses y tiene una banda: Quinta Rima.

 

"A principios de enero buscando personajes para la campaña de intriga del concierto de Uchpa y La Sarita, conocí a Ricardo Flores, lo registré cantando en su chamba habitual (cantar en los microbuses). En ese momento supe que este muchacho era grande y no solo porque cantaba en quechua, sino también porque su historia y el contenido de cada palabra que él rapea tiene un sonido - sentido particular, único, fuerte", cuenta Tony su manager.

 

El artista se presentó el pasado domingo por segunda vez en el Gran Teatro Nacional en la obra Imagina Shakespeare. Dicho escenario fue el motor de su carrera en abril de 2015 como telonero de un concierto de dos bandas peruanas consolidadas: La Sarita y Uchpa, grupo de rock en quechua. “En ese evento lloré, con el aplauso del público y por mi madre”, recuerda.

 

 

 

"A mí me gusta mostrar conciencia, con buen mensaje. Estoy harto con lo que pasa aquí en la capital, de ver tanta discriminación racial, estamos en un país demasiado jerarquizado. Así hice el hip hop Ruachkani, combinándolo con un poco de historia y rebeldía", dice Ricardo.

 

   Comparte este articulo


Escribir comentario

Comentarios: 0