Los padres de la escuela pública se declaran en huelga contra los deberes

Más de mil Ampa valencianas apoyan el boicot durante los fines de semana de noviembre a las tareas escolares para casa.

Comparte este articulo


Más de mil Ampa valencianas apoyan el boicot durante los fines de semana de noviembre a las tareas escolares para casa - Dicen que los deberes «generan desigualdades al penalizar a los niños cuyos padres no pueden ayudarles por su horario de trabajo, falta de conocimientos o no poder pagar clases particulares»

 

Los padres de la escuela pública ya no pueden más con la sobrecarga de deberes de sus hijos y han convocado la primera huelga nacional contra el exceso de tareas escolares para casa, sobretodo en Infantil y Primaria. El paro impulsado por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) se desarrollará durante los cuatro fines de semana de noviembre y consiste en que las familias pidan a los profesores de sus hijos «sensibilidad» para que no les manden tareas durante esos días o que el volumen de las mismas se pueda abordar el viernes por la tarde. A la convocatoria se han sumado las 1.150 Ampa de la principal confederación autonómica de la Comunitat Valenciana, la Gonzalo Anaya.

 

Los padres tienen a su disposición en la web de la Ceapa un modelo de carta tanto para la dirección del colegio como para el maestro tutor del niño, en la que se justifica la petición de que no ordenen tareas al alumno en base a que durante los fines de semana de este mes tienen previsto realizar «actividades familiares que se verían afectadas gravemente si dichos deberes se mandaran». Unas actividades, prosigue la carta, pensadas para garantizar el derecho que asiste al escolar «al esparcimiento, al juego y a participar en las actividades artísticas y culturales reconocido en el artículo 31 de la Convención de los Derechos del Niño».

 

Recuperar el tiempo familiar

Así, en la campaña "En la escuela falta una asignatura: Mi tiempo libre", la Ceapa insta a los padres a recuperar el tiempo familiar y realizar actividades conjuntas con sus hijos como «visitar un museo, preparar una cena todos juntos, practicar deporte con los niños, escribir una tarjeta o visitar a los abuelos, ordenar la casa todos juntos, hablar de derechos y obligaciones, organizar un juego colectivo, navegar en internet con los padres, ver una película en familia, pasar un día en el campo, hacer una ruta en transporte público, preparar una receta de cocina o tomar una decisión familiar juntos...»

 

El segundo pilar de la solicitud a los docentes, se razona en las cartas, apela «al derecho constitucional que tenemos como padres/madres/tutores a tomar las decisiones que consideremos oportunas en el ámbito familiar, el cual tiene carácter privado y sobre el que tenemos una competencia plena, no pudiendo la escuela invadirlo sin nuestra autorización, según ha quedado expresado incluso en sentencias judiciales».

 

En este sentido, desde Ceapa se subraya que el Tribunal Constitucional ya puso límites a la presión institucional de los deberes al establecer que «el tiempo situado fuera del horario escolar pertenece a los padres y es indisponible para la escuela». Por tanto, para la confederación estatal de Ampa los deberes «son una ingerencia en la vida familiar que se produce por una errónea aplicación de una libertad de cátedra mal entendida».

 

Fuente: El levante.

 

   Comparte este articulo


Escribir comentario

Comentarios: 0