¿Héroe o caníbal?: El salvadoreño que pasó 438 días en alta mar desvela la odisea de su naufragio

Publican la biografía del náufrago salvadoreño que sobrevivió más de un año a la deriva en el océano Pacífico antes de ser acusado de canibalismo.

Comparte este articulo


¿Héroe o villano? Dos años han pasado ya desde que el mundo quedó conmovido por el periplo del salvadoreño José Salvador Alvarenga, náufrago en alta mardurante 438 días antes de ser acusado de canibalismo por la familia de un amigo y repudiado por parte de sus vecinos. Su biografía, que lleva el título de 'Salvador' y ha sido escrita por el periodista estadounidense Jonathan Franklin con la ayuda del protagonista, acaba de presentarse, informa el diario 'El Mundo'.  

 

La historia de Alvarenga parece sacada de una novela: el pescador salvadoreño salió a faenar en diciembre de 2012 desde la costa mexicana de Chiapas a aguas del Pacífico junto a su compañero Ezequiel Córdoba. Tras verse atrapado por una tormenta, el motor de su pequeña embarcación sufrió una avería y los fuertes vientos lo desviaron de su ruta. Después de 13 meses el náufrago apareció en un remoto atolón de las islas Marshall, región de la Micronesia, a 12.500 kilómetros de distancia de su punto de partida.

 

Según ha desvelado en el libro, para sobrevivir a la odisea este salvadoreño tuvo que comer carne cruda de aves, pescado y tortugas marinas. Mientras que para hidratarse bebía agua de lluvia, su propia orina o sangre de tortuga. Su compañero Córdoba murió cuatro meses más tarde de haber quedado a la deriva al ser incapaz de adaptarse al sistema de supervivencia.

El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga con un abogado y un guardia de seguridad después de una conferencia de prensa en San Salvador (El Salvador)
El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga con un abogado y un guardia de seguridad después de una conferencia de prensa en San Salvador (El Salvador)

 

Finalmente, el 30 de enero de 2014, Alvarenga fue rescatado con vida. Ahora el 'Robinson' salvadoreño teme al mar, confiesa sentirse perdido y admite que "se encuentra a la deriva en un mar de asfalto".

 

Poco tiempo después de volver a su patria, los vecinos de su pueblo empezaron a acusarle de ser un charlatán e incluso de narcotraficante. Más tarde los familiares de Ezequiel lo acusaron de haber practicado canibalismo con su compañero y de que solo gracias a ello logró sobrevivir.

 

El último escándalo en que se ha visto envuelto ha sido la demanda por un millón de dólares presentada por su exabogado por haber rechazado sus servicios y trabajar ahora con abogados estadounidenses. 

 

Fuente: RT

   Comparte este articulo


Escribir comentario

Comentarios: 0