Unos 6.000 venezolanos ejercen su voto en la provincia para manifestarse en el plebiscito ciudadano convocado ayer


 

Los tres puntos de votación habilitados en la provincia de Valencia para el plebiscito contra la Asamblea Constituyente que planea Nicolás Maduro en Venezuela registraron ayer colas desde las nueve de la mañana hasta el cierre de las urnas, pasadas las 19.00 horas, pues llegaron a votar unas 6.000 personas y, prácticamente, el 100 por cien de ellas se manifestó a favor del plebiscito.

 

Sobre las 21.00 horas se empezaron a conocer los resultados, los cuales dieron unas cifras del 99,9 por cien a favor del plebiscito en el centro de votación instalado en la calle Amadeo de Saboya, donde votaron unas 2.000 personas. Mientras tanto, en Patraix votaron unas 2.199 personas, con un resultado a favor de todas ellas menos una.

 

A pesar de que no había cifras oficiales, ni un censo cerrado para tal efecto, los organizadores estimaban que en la provincia residen actualmente unos 20.000 ciudadanos del país sudamericano, y unos 6.000 de ellos salieron a ejercer su derecho al voto en esta jornada «única y sin precedentes». Así la definía ayer uno de los coordinadores, el vicepresidente de la Asociación de Jubilados venezolanos, Wilfredo Castro.

Fotos Gemán Caballero

 

La jornada transcurrió sin incidentes y contó con la presencia, como observadores, de miembros del Partido Popular como el portavoz en València, Eusebio Monzó. Él recordó que en el pleno del ayuntamiento ya hubo una moción, impulsada por ellos, para que se revitalicen las elecciones en Venezuela porque es «la única vía para llegar a una solución».

 

Por su parte, Castro explicaba que con esta consulta, realizada «por petición de la sociedad civil» y organizada por la Asamblea Nacional (la equivalente al Congreso de los Diputados) pretenden «demostrar al mundo y a los gobernantes venezolanos que hay un país que quiere la democracia y cree en el estado de derecho».

 

Entre la gente que asistía a votar las peticiones de cambio eran las mayoritarias. Así Mario Souza decía que «desde la distancia se siente impotencia y tristeza» y matizaba que ayer se levantó «con ánimos y esperanza para que mi opinión se escuche y los venezolanos salgamos adelante». En la misma línea, Evelian Nácer recordaba que si se hubiera permitido el referéndum a Maduro no se hubiera llegado a esta situación. Y Lissete Melean aseguraba que tuvo que salir de su país con su familía porque temían por sus vidas.

 

 

Fuente: http://www.levante-emv.com

 

 


Comparte este articulo.


Comentarios:

Escribir comentario

Comentarios: 0