Ever Dubon el barbero solidario de Valencia encabezará de la mano de Cáritas un proyecto para ayudar a miles de necesitados.

Huyó de la violencia en Honduras hace 12 años. Hoy, afincado en Burjassot, encabezará de la mano de Cáritas un proyecto para ayudar a miles de necesitados

   Comparte este artículo


En Valencia oímos hablar de Ever Dubon, también conocido como Blaze The Barber, peluquero de futbolistas y otros rostros conocidos, que junto a Cáritas Diocesana se embarcará a partir del próximo mes de marzo en una aventura altruista de la que se beneficiará "mucha gente".

 

Concretamente, cerca de 2.000 personas, según los cálculos de la organización. Lo hace, confiesa, por "devolver el favor".

 

Porque él y su familia también necesitaron de la buena voluntad de otros para salir adelante cuando llegaron a España. Quedamos con él para saber en qué consiste su plan benéfico y, de paso, conocer su historia.

 

Ever nació en Honduras en 1993, tiene 24 años, y desde allí, hace ya más de una década, aterrizó en el aeropuerto madrileño de Barajas junto a su madre, Irma. Aunque estuvieron a punto de no subir nunca a aquel avión si, a un día de emprender el viaje, el tipo que les puso una pistola en la cabeza para robarles hubiera apretado el gatillo. Recuerda el momento con una abrumadora normalidad. Fue en un centro comercial, un episodio más de violencia en San Pedro Sula, una de las ciudades más peligrosas del mundo, "donde la vida vale lo mismo que un móvil, unas zapatillas o un simple bocadillo", donde mandan las pandillas, las maras, delincuentes que convierten el crimen en su pan de cada día y tienen atemorizados a todos ante la inoperancia de las autoridades.

Ever Dubon en la puerta de la barbería donde trabaja en Valencia. / JESÚS SIGNES
Ever Dubon en la puerta de la barbería donde trabaja en Valencia. / JESÚS SIGNES

 

El barbero solidario de Valencia se crió en Cuyamel, un turístico municipio costero a una hora en coche de la capital de la muerte y la delincuencia. Su familia llevaba una vida "normal dentro de lo que es aquello": "Éramos muy pobres, pero las cosas mejoraron cuando mis padres se divorciaron. Mi padre emigró a Estados Unidos y desde allí mandaba dinero". A pesar de ello, la situación tampoco era como para tirar cohetes. Su madre regentaba un bar de comida rápida y la vida del pequeño, el menor de tres hermanos, transcurría prácticamente entre el colegio y su casa: "A las siete de la tarde no podías ir por la calle. Era demasiado peligroso. Te asaltaban a la mínima, te podían secuestrar..."

 

No obstante, guarda muy buenos recuerdos del país donde nació. Destaca los partidos de fútbol con amigos, la vida en horas seguras por la calle y, sobre todo, la Barbería Continental, situada en la ciudad caribeña de Puerto Cortés, a tiro de piedra de casa. En ese local nació su vocación: "Era súper americana. Tenía el típico poste de barbero azul, blanco y rojo en la puerta, un símbolo que con los años ha sido muy importante en mi vida". Después de cortarse el pelo solía quedarse un rato más a pasar la escoba, embobado con las sillas, los espejos y las herramientas de los peluqueros, viendo a los clientes "entrar y salir como nuevos": "Me encantaba estar allí. Tanto que una vez mi madre le pidió al dueño que me enseñara el oficio, pero se negó, dijo que primero tenía que acabar el colegio". Habría que esperar.

 

Ever Dubon inicia su camino para ayudar a los que más lo necesitan. 

 

Mientras esperaba su turno para ocupar el puesto que le habían asignado, salió a pasear por la zona, mochila a cuestas, y le echó un cable a varios hombres que pedían limosna. Les cortó el pelo a un par que estaban en el parque del Retiro y a otro en la Plaza Mayor. Este último era Danail, un búlgaro que lleva cinco años viviendo en la calle junto a dos familiares. "Ayudemos a quienes lo necesiten, nunca sabemos cuándo vamos a necesitar ayuda", escribió Ever en un mensaje de Instagram junto al vídeo que inmortalizaba el momento.

Ahora la vida de Ever tiene un objetivo mayor y es la de ayudar a más personas 

para ello ha contado con la ayuda de Cáritas, Lloc de Vida, Anem En Davant, el economato y Hogar de la Amistad los cuales llevarán 

a personas nesecitadas para cortarse el pelo.

 

 

El proyecto echará a andar previsiblemente el mes que viene. Según la estimación de Cáritas, cerca de 2.000 personas podrán beneficiarse de la iniciativa del barbero solidario.

 

 

"Esto es solo el principio", dice Ever. "Si el tiempo me lo permite, intentaré que mi labor social sea todavía más grande".

 

 

 

Fuente: www.lasprovincias.es

Comparte este artículo




Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Jhonatan (jueves, 01 marzo 2018 12:17)

    Hola saludos.
    Estoy recien llegado a españa vine como turista con mi mujer y 2 hijas.estoy buscando trabajo me gustarIa aprender barber's.
    Soy de colombia vivo en burjassot valencia .en lo q nose puedas colaborar x favor