Si es la primera vez que estas en Fallas, te dejamos esta guía de Fallas para principiantes.

Visitar Valencia durante Fallas es una experiencia intensa, y puede ser incluso abrumadora para quien no esté preparado. Pero no te preocupes, por eso hemos preparado una mini-guía con todo lo que necesitas saber:

   Comparte este artículo


Las Fallas son unas super-fiestas: El programa de fiestas dirá que duran del 15 al 19 de marzo, pero en realidad los primeros festejos comienzan mucho antes. “La Cridà” – la “llamada” o pregón donde la Fallera Mayor invita al resto del mundo a las fiestas – tiene lugar el último domingo de febrero y marca el comienzo oficial de Las Fallas. A partir de entonces, el ambiente festivo y el olor a pólvora empiezan a llenar las calles y continuarán hasta el momento de “La Cremà” la noche del 19 de marzo, cuando se prende fuego a unas 800 fallas en la ciudad.

 

 

Una falla puede ser muchas cosas. Las Fallas (o simplemente Fallas) es el nombre de la fiesta que se celebra cada año en honor a San José, patrón de los carpinteros. Las fallas a las que hace referencia son los gigantescos monumentos que se levantan en calles y plazas (siempre por parejas, una falla adulta y otra infantil, mucho más pequeña, a su lado). Pero Falla es también el nombre de la asociación local (como una peña) que ha diseñado y subvencionado estas instalaciones. En Valencia hay unas 400 Fallas, con un total de unos 200.000 miembros, casi una cuarta parte de la población.

 

 

Pero hay cosas que no son fallas. Un error común es confundir un ninot con una falla. Los ninots son las figuras o escenas individuales que componen una falla – puede haber hasta 40 en una falla, más grandes o más pequeños, pero todos con una temática común. Cada año, solamente dos ninots (uno de una falla adulta y otro de una falla infantil) se salvarán de las llamas por votación popular. Serán los ninots indultats. Para su elección, desde el 1 de febrero se celebra la Exposición del Ninot en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, donde se pueden ver todos los candidatos. Los más votados, los indultats, se expondrán permanentemente en el Museo Fallero.

 

El humor y la sátira son el alma de Las Fallas. Los ninots suelen sorprender por su belleza, y sobre todo su ingenio. Habitualmente se trata de escenas satíricas que ofrecen una crítica de famosos, políticos y temas de actualidad. Desde Donald Trump a Cristiano Ronaldo, en Valencia nadie se salva de las llamas.

 

No todas las fallas son iguales. Se clasifican por categorías, básicamente dependiendo del presupuesto que se ha invertido, y cada año se premia una falla en cada clase. Las fallas de Especial son las más caras, y habitualmente las más grandes y espectaculares. Fuera de concurso está la falla del Ayuntamiento, que será la última en arder (a la 1am, mientras que al resto se le prende fuego a medianoche). Se pueden hacer visitas guiadas (a cualquier hora del día o la noche) de varias de estas fallas para apreciar su detalle. Pero si se prefiere ir por libre a la hora de visitarlas, las fallas están abiertas al público día y noche.

 

Son fiestas para los amantes de la pirotecnia. Desde la despertà a primera hora de la mañana a la Nit del Foc del 18 de marzo o el espectacular castillo final que acompaña a La Cremà, el olor a pólvora está siempre presente. Todos los días, del 1 al 19 de marzo, a las 2pm en la Plaza del Ayuntamiento tiene lugar la mascletà, una auténtica locura de humo y explosiones que, para muchos, es totalmente adictiva. Es aconsejable llegar pronto para pillar buen sitio, o también se puede reservar “un balcón privado”, a solo 20 metros del lugar donde se dispara la pólvora, para disfrutar de toda su intensidad.

Valencia también huele a flores. No solo pólvora, sino también el aroma de miles de flores llena el ambiente durante la emotiva Ofrenda de Flores a la Virgen de los Desamparados, patrona de la ciudad, el 17 y 18 de marzo. Miles de falleros y falleras en sus trajes tradicionales desfilan por la ciudad y depositan flores con las que se crea un colorido ´vestido´ para la gigantesca estatua de la Virgen junto a la Catedral.

Las Fallas también se comen. El sabor inconfundible de Las Fallas son los deliciosos buñuelos de calabaza que se venden en puestos callejeros. La experiencia fallera no será completa sin comprar un cucurucho de humeantes buñuelos recién hechos y, aún mejor, mojarlos en una taza de chocolate caliente. ¡Irresistibles!

 

 

Las Fallas son unas fiestas verdaderamente únicas. Por eso no es de extrañar que la UNESCO las haya incluido en su lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Sin duda es una experiencia que hay que probar al menos una vez en la vida, pero no te preocupes si no puedes venir en marzo, con el nuevo tour de Fallas y el renovado Museo Fallero se puede vivir la fiesta en cualquier momento del año.

 

 

Comparte este artículo




Escribir comentario

Comentarios: 0