Pescadores de Gandia capturan estos invertebrados tan temidos por los bañistas gracias a un acuerdo con el ayuntamiento.

Los pescadores del Grau capturarán medusas durante los fines de semana del verano.

   Comparte este articulo


Convenio pionero en España. La playa de Gandia puede presumir de ser una de las más protegidas contra las medusas. Gracias a un acuerdo pionero suscrito hace siete años entre el ayuntamiento y la Cofradía de Pescadores, una embarcación de artes menores sale en julio y en agosto dos días a la semana a primera hora de la mañana con un único objetivo: recoger medusas y toda la basura flotante.

 

 

 

La alarma suscitada en las playas valencianas por la llegada de la carabela portuguesa ha puesto en valor un trabajo que vienen realizando los pescadores de Gandia desde hace seis veranos: servir de barrera de contención contra las medusas, tan temidas por los bañistas, sobre todo por los de «secano», que no están tan acostumbrados a darse un chapuzón en el Mediterráneo.

 

Desde el viernes pasado y hasta finales de agosto, pescadores enrolados en una embarcación de artes menores harán batidas por el litoral gandiense los viernes y sábados (días acordados por ser de mayor afluencia de bañistas) desde las 7 de la mañana hasta las 11 horas con un objetivo: recoger las medusas que afloran a la superficie, así como plásticos o cualquier otra basura flotante que se encuentren. En total serán nueve barcas, una diferente cada fin de semana para turnarse. Si hiciera falta más salidas porque se detectara un banco mayor, también se harían.

 

Las redes que se lanzan pueden alcanzar los 4 o 5 metros. Los pescadores recorren esos días unos 4 km (2 millas náuticas) por la costa gandiense, entre la desembocadura del río Serpis (Marenys de Rafalcaïd) y la playa virgen de l'Auir, en trayectos de ida y vuelta.

 

La iniciativa, pionera y única en la Comunitat Valenciana, es fruto de un acuerdo entre el Ayuntamiento de Gandia y la Cofradía de Pescadores. Además de tranquilizar a los bañistas, cuando se aprobó, en 2012, buscaba otra finalidad; contrarrestar las pérdidas económicas que sufrían las barcas tellineras, ya que la legislación no les permitía en verano faenar a partir de las 11 horas, cuando cuando su horario habitual era hasta las 14 horas. En el año 2015 la Generalitat prohibió la captura de chirla y tellina en todo el litoral valenciano, actualmente inmersas en un plan de regeneración, pero el acuerdo sobre las medusas se mantuvo en Gandia, hasta hoy. Por este servicio el ayuntamiento abona a la cofradía 3.000 euros. Otras cofradías de España ya se han interesado por esta fórmula de colaboración.

 

 

Fuente: www.levante-emv.com

Comparte este articulo


Escribir comentario

Comentarios: 0